10 cosas que tus padres hicieron y disfrutaron y hoy no quieren que tú las hagas


Sin duda, la mayoría de nuestros padres quieren lo mejor para nosotros, y por razones como estas es que algunas veces son muy estrictos. Pero no hay que ser muy inteligentes para saber que nuestros padres fueron jóvenes y también ellos se equivocaron y divirtieron. 


Aunque muchos de ellos lo nieguen, también fueron vagos, traviesos y fiesteros, quizás más que nosotros. Preguntale a tu padre si hizo alguna de estas cosas y pidele que sea honesto, checa bien su reacción porque probablemente te va a decir que no, pero nosotros estamos seguros que si. 

Aquí están las 10 cosas que tus padres hacían y que hoy seguramente te regañan por hacer:

1.- Bajar a comer en la madrugada

Cuando todos están dormidos en tu casa y tú no te has dormido aún, no hay nada más satisfactorio que bajar y hacerte un sandwich o recalentar un poco de la comida de la tarde. A muchos padres les molesta que hagas esto pues desequilibras tu sueño y tu metabolismo, sobre todo cuando eres un niño, pero seguramente de vez en cuando tu papá también baja y se prepara algo. 

2.- Pedir domingo a tu mamá y despues a tu papá



Cuando uno es niño siempre encuentra maneras de salirse con la suya, por ejemplo: pedir dinero. Muchas veces le pedimos domingo a nuestra mamá y después, los niños que son muy vivos, le pedimos de nuevo a nuestro padre, doble domingo. Obviamente si te descubren pues puede que te lleves un buen regaño, pero si así lo hacen preguntales a tus padres - ¿acaso tu no hacías lo mismo de chico para ganarte unos pocos dineros extras?, quiero ahorrar - La palabra ahorrar siempre es positiva para los oídos de los padres y como les recordaste su infancia de una manera inocente, lo más probable es que te dejen conservar el dinero. 

3.- Tener novio o novia antes de tiempo

Esto es muy común, una de las cosas que más les preocupa a los padres, sobre todo cuando estás en la secundaría, es que que tengas un novio, y si es más grande que tú, agárrate que te van a poner un regañadón. La inocencia de sus hijos es lo más sagrado, pero no se imaginan que gracias al internet, los comerciales y la tele, la mente de sus hijos está muy despierta. Esto no significa que puedan hacer lo que quieran ni mucho menos, pero si las curiosidades nacen desde más temprano. La verdad es que la mejor solución para cualquier situación es la educación y la comunicación con los padres, donde hay estos dos factores habrá vidas más sanas. 

4.- Faltar a clases, irse de pinta

Aunque tus jefes te digan que nunca lo han hecho, la realidad es que si lo hicieron, quizás no mucho, pero lo hicieron. No por eso debes de hacerlo 3 veces a la semana, no seas manchado, se trata de hacerlo todo con medida, y si te vas pinta mucho cuidado con que no te agarre la policia porque se te va a acabar el cuento, y aunque tus padres también lo se la hayan pinteado no te vas a salvar de un severo castigo. 

5.- Sacar malas calificaciones

Los papás siempre nos regañan cuando nos va mal en la escuela. Las calificaciones reflejan un poco de como va a ser nuestro futuro, por eso es que hacen tanto alboroto cuando nos va mal. Pero aunque nuestros padres nos castiguen, muy probablemente ellos también sacaron malas notas por lo menos una vez en su vida. Si puedes ser lo suficientemente inteligente como para divertirte y aparte de todo sacar unas excelentes calificaciones, pues estas en el mejor lado, un futuro brillante te espera. 

6.- Tomar las primeras cervezas

Generalmente en la preparatoria es cuando vienen los tiempos de las primeras borracheras. Obviamente ningún padre va a festejar esto, al contrario la mayoría de las veces lo prohíben, pero eso no significa que ellos nunca lo hicieron, seguramente también se pusieron hasta las chanclas  cuando estaban más chavos. Así que no te awites, se vale experimentar, conocer y equivocarte, pero no quedarse ahí clavado esperando que sea el fin de semana para salir a tomar. Esa es una decisión muy estupida, tu eres más inteligente que eso. Todo con medida, como dice el comercial.

7.- Fumar cigarrillos

Fumar es muy malo, simplemente es una decisión muy tonta, pues es una de las principales causas de muerte en el mundo. Pero seamos sinceros muchos de nosotros cuando éramos jóvenes lo probamos, porque queríamos experimentar o nos parecía chido hacerlo, no importa, el punto es que lo hicimos y si se enteran nuestros padres probablemente nos matarían, pero hay que recordarles que ellos también fueron jóvenes y que probablemente fumaron también, más porque en aquellos tiempos era mucho más aceptado y común. Indiferentemente de esto, NO FUMES, en serio, es una decisión muy estupida. 



8.- Escaparse en la noche

Probablemente si tus padres se enteran que te has escapado en la noche para irte de fiesta con tus cuates, te van a poner una regañada que vas a recordar mucho tiempo, pero aunque te castiguen toda la semana, en el fondo, tus padres sabrán que ellos también, en su tiempo, lo hicieron. 

Porque así es la juventud y sin esa clase de experiencias no tendríamos nada que contarle a nuestros nietos. 

9.- Un encuentro íntimo en el auto

Echar pasión en el auto es un clásico que todos debemos de vivir, aunque con sus debidas precauciones, pues no hay nada peor que ser encontrado por un policía en estas circunstancias. ¡Safos!.

Aunque ahora veas a tus padres como dos señores grandes, trabajadores y un poco serios, seguramente en sus tiempos de juventud también le atoraron en el automóvil, pues como te digo es un clásico. Si no haz probado esa aventura te invitamos a hacerlo pero con el mayor de los cuidados, no queremos que te topes con la autoridad, andando en paños menores. 

10.- Tener un hijo

La verdad no es recomendable tener un bebe si no tienes resuelta por lo menos la parte económica de tu vida. Hoy en día muchos chicos tienen hijos muy jóvenes, no es una tragedia ni mucho menos, pero si cambia tu estilo de vida radicalmente. 

Aunque muy probablemente si nos llegara a pasar nuestros padres nos podrían un merecido regañadón, debemos recordar que ellos también lo hicieron, por eso estamos aquí, basta con saber cual es la edad de nuestros padres y restarle la nuestra para saber a qué edad nos tuvieron y así poder sacar conclusiones. 

Aunque un hijo nunca es malo y probablemente es lo más hermoso que nos puede pasar, vale la pena planearlo muy bien antes de traerlo al mundo. 

Y tú ¿tienes la confianza para preguntarles a tus padres por sus tiempos de juventud?

Recuerda, lo más importante es tener confianza con los padres y ante cualquier circunstancia de la vida, la educación y el apoyo son la mejor herramienta. Si no tienes una buena comunicación con tus papás trata de hacer cosas para tenerla, habla con ellos, hagan alguna actividad juntos, pero busca tenerla, que son ellos las personas en los que siempre podremos confiar. Recuerda que también fueron jóvenes y toda esa experiencia nos será de mucha ayuda para enfrentarnos a la vida. 

Si te gustó la nota dale LIKE y COMPARTE con todos tus amigos que aquí hay información importante, COMENTA si sabes de alguna otra cosa que tus padres hacían y que ahora te regañan, y recuerda para más notas chicas y artículos de tu interés SUSCRÍBETE.  

Gracias por compartir con nosotros parte de tu día. 


Recomendados

BADABUN te recomienda