9 objetos que NUNCA debes de prestar ni compartir con nadie. Podrían matarte


Aunque parezca algo inofensivo, y que no va a pasar nada si prestamos algunas de estas cosas, la verdad es que podemos adquirir algunas bacterias y enfermedades que se pueden desarrollar severamente en nuestro cuerpo y tener un muy mal desenlace. Por inofensivo que parezca, no prestes estos objetos nunca si no quieres terminar en el hospital o en algún lugar peor.


Estos son 10 cosas que tienes que cuidar como si fueran oro.

1. El jabón


Aunque se usa para limpiar, no es un objeto estéril que no pueda almacenar bacterias. Si acostumbran a pasárselo en toda tu casa, y a usar el mismo entre todos, se pueden pasar las bacterias que hayan adquirido afuera. Algunos de los jabones dicen que son anti-bacteriales pero realmente no lo son, porque si lo fueran, irritarían la piel severamente. No te confíes, usa el tuyo y apártalo.

2. Las toallas


Las toallas son el mejor nido para los hongos, bacterias y todo lo relacionado con la falta de higiene. La humedad que tienen, son el medio ideal para que se reproduzcan. Puede que agarres una toalla que te hayas encontrado por ahí, y esté infestada de estos animales. Inmediatamente se van a adherir a tu piel.

3. Rastrillos


Los rastrillos almacenan una gran cantidad de células y piel muerta. Lo que genera una inmensa posibilidad de transmitir una enfermedad. Nuca tomes la navaja de un desconocido, pues puede que se haya cortado y se haya quedado sangre ahí. Si esa persona tiene una enfermedad grave, como VIH o Hepatitis, te la van a contagiar.



4. Corta uñas


Si una persona con las uñas infectadas de algún hongo, se las corta, y posteriormente te las cortas tú. Los hongos que se quedaron adheridos en el metal del cortador se van a quedar en su nueva casa, tus uñas.

5. Saca cejas


Los saca cejas son mucho más peligrosas de lo que parecen. Estas inofensivas pincitas pueden transmitir las peores enfermedades. Si están infectadas y sucias, pueden depositar en el poro de la piel, que se queda abierto cuando sacas el pelo, todas las bacterias y virus que la otra persona dejó ahí.

6. Lo que venga en un frasco


Nunca es una buena idea estar comiendo o poniéndonos en la piel algún producto el cual, todo el mundo le metió la mano. No sabes la cantidad de gérmenes que pudieron haber depositado ahí. Muchas manos de diferentes personas infestadas de bacterias.



7. Cepillo de dientes


Es bastante obvio que no tienes que prestar algo que te metes a la boca, para que otra persona lo use también. La boca es otro de los nidos de bacterias que tenemos en nuestro cuerpo, con los de nosotros es suficientes, no necesitamos los de las otras personas.

8. Audífonos


Son un par de pequeños pedazos de plástico que van adentro de tu oído. Es ahí donde está el problema, todo el tiempo de uso están en contacto con la cerilla, y esta es un residuo lleno de bacterias. No te conviene tener los de otra persona en tu oído.

9. Esponjas de baño


Son exactamente igual que las toallas. Estas esponjas almacenan una enorme cantidad de bacterias y hongos. Inclusive si es una tuya que no usa nadie más, es recomendable que la laves cada semana con alcohol y cloro.

Ya sabes cuáles cosas son las que absolutamente tienes que dejar para ti. Ponles una etiqueta con tu nombre, o de plano llévalas a tu cuarto y aléjalas de todos. Así, ellos no te contagian a ti de nada, y tú tampoco a ellos.



Recomendados

BADABUN te recomienda