Cuidado. Madre usó agua de garrafón para la mamila y su bebé murió


Cuando no se tiene acceso a internet, es fácil hacer algo sin investigar. Si a ello le sumamos pobres situaciones económicas, el panorama es triste y sombrío, perfecto para ocasionar una catástrofe.


Cuando nace un bebé, se especifica a la madre y al padre varios de los cuidados que deben seguir, entre ellos el cuidar el agua con el que se prepara la fórmula de biberón y de su consumo al natural. Aún así, los descuidos no pueden evitarse, y fue de esta forma como una madre perdió al regalo más preciado que la vida podría darle: su bebé. 



Al cumplir los 12 meses y con una dieta casi de sólidos, su mamá preparaba uno de sus últimos biberones. Ahí, cerca de la sierra Tarahumara, era normal que los las familias vivieran con apenas lo necesario por lo que fuera de la estufa y un televisor que sólo recibía canales de televisión abierta, no había internet y el centro de salud quedaba a varios kilómetros de distancia. 

Mientras la joven madre preparaba los biberones, llegó un compañero del trabajo de su marido para informarle que él había tenido un accidente en el trabajo. La madre tenía que ir al lado de su esposo y como no alcanzaba a hervir el agua, se le hizo fácil darle agua de garrafón.

El esposo tardó una semana en recuperarse y por las prisas, la madre siguió dándole agua del garrafón al bebé, a los 5 días de estar tomando así agua natural y fórmula, empezó a presentar síntomas de que algo no estaba bien.

Vómito, diarrea y altas temperaturas se hicieron presentes, la madre estaba desesperada ya que no podía ir al centro de salud sola por lo lejos que quedaba y unos vecinos la llevaron pero el niño llevaba tres días en esa condición. A las dos horas de llegar al centro de salud, fue declarado muerto.



Cuando la madre habló con el equipo de médicos tratantes, les reveló que le había dado agua de garrafón al bebé. Posteriormente al analizarle, el equipo se percató de que había fragmentos de heces en el agua, al no hervirla, estos envenenaron el organismo del bebé, provocando su muerte. 

Aunque la madre se había sentido un poco mal y el padre también, pensaron que eran síntomas del estrés que estaban viviendo por la situación del esposo. La diferencia fue el que el bebé por su corta edad no tenía las defensas suficientes para hacer frente a la intoxicación, su deceso fue inevitable. 

El centro de salud realizó una intensa campaña para las madres de la región, alentándoles a siempre dar agua hervida a los niños hasta cumplir tres años de edad.  Aunque el esposo se recuperó físicamente, la joven pareja no pudo superar la muerte de su pequeño, nunca más volvieron a tener hijos, han pasado dos años de la tragedia.

COMPARTE esta nota con tus conocidos para evitar estos mortales accidentes y COMENTA si has conocido casos de envenenamiento infantil, tú podrías salvar una vida al crear una cultura de prevención. SUSCRÍBETE a nuestra página para mantenerte informado. 



Recomendados

BADABUN te recomienda