Su bebé nació prematuro. Lo que pasó después sorprendió al mundo entero


Cada nacimiento es especial para las personas que lo están esperando. Ser padres por primera vez es el sueño de muchos. Estar en la cama del hospital con esos dolores insoportables, y los malestares generales del cuerpo, se superan y se olvidan al momento de tener en las manos al hijo recién nacido. 



A veces, los nacimientos no suceden como son esperados y vienen con complicaciones y rarezas que dejan a todos los doctores sorprendidos. Este es el caso del pequeño Silas Johnson, que nació bajo una extraña circunstancia que solo una persona de cada 800 000 sufre. 

La madre del especial bebé sufrió de un accidente inesperado, y fue sometida a una cesárea a los 7 meses de gestación para salvar del cualquier peligro al futuro pequeño. Cuando los doctores empezaron la cirugía de emergencia y extrajeron al bebé, se dieron cuenta de una particular condición, el bebé no había roto su bolsa… Cuando lo sacaron de su madre, aun estaba dentro del saco amniótico, y todavía se encontraba recibiendo oxígeno y nutrientes a través del cordón umbilical y de la placenta de la madre. 


Cuando los doctores presenciaron esto, lo primero que hicieron fue tomar fotos para el archivo, dado a que era un caso bastante inusual, y después proceder a hacer operaciones de emergencia para romper el saco y  para lograr que el bebé pudiera respirar por si mismo. 





El doctor comentó: ¨Todo lo tuvimos que hacer en el transcurso de 7 segundos. Documentamos a través de fotografía y nos dedicamos a traer a la vida al bebé. Fue un éxito¨ 

Una enfermera dijo: ¨Fue como un bebé que todavía no nacía, pero ya se encontraba entre nosotros y lo podíamos tocar y ver. A través de la bolsa se podía distinguir perfectamente su cabeza, sus pies, hasta un poco de cabello¨.

La madre, Chelsea Philips, estaba anestesiada y no supo lo que estaba pasando, pero al momento de que los doctores le explicaron que su hijo se encontraba a salvo y como había nacido, se sorprendió y abrazó a su bebe mientras lo besaba y le llamaba ¨su hijo especial¨. Y claro que haber nacido bajo esa condición lo hace ser un chico fuera de lo normal. 


Los doctores pensaban que esto podría tener complicaciones para el bebé, pues además era sietemesino. Lo que más los sorprendió fue que solo pasó dos horas en la incubadora, se estabilizó y se pudo retirar a su casa en ese mismo día. 


Sin duda es un bebé milagroso que desde el primer día de su nacimiento, ha peleado por aferrarse. 

Si te gustó el artículo, SUSCRÍBETE a la página para recibir más notas como esta, déjanos tus COMENTARIOS estaremos agradecidos de recibirlos COMPARTE con todos tus AMIGOS a su vida…


Recomendados

BADABUN te recomienda