Teniente murió salvando a 4 soldados. Mira lo que hicieron por su hija


La historia que vas a leer a continuación, te va hacer creer de nuevo en la humanidad. Vas a volver a tener esperanza y fe en la nobleza de las personas. Este es un claro ejemplo de que los sacrificios por los demás siempre tienen retribuciones increíbles. El padre de esta niña merece ser inmortalizado, pues su historia es digna de ser recordada. 



Conoce la historia de un infante de la marina que nos enseña sacrificio, amor al prójimo y actos de valentía más allá de lo humano. 




Jacob H. Smith, era un soldado de la marina que había hecho una carrera militar en el ejército de los Estados Unidos. Era un suboficial mayor que se caracterizó por luchar contra las adversidades toda su vida. Ingresó al ejército como única vía de mantenerse y sobrevivir, tras sufrir el abandono por parte de un padre viudo. En su carrera militar, conoció a la que fuera su futura esposa y madre de su hija, una compañera de regimiento en la base naval de San Onofre, California. 

Al tercer año de casados, les llegó la bellísima noticia de que iban a disfrutar a una hermosa niña que venía en camino. Todo iba bien en la vida del mayor Jacob, hasta que el día del parto tuvo que decidir entre la vida de su futura hija y la de su esposa, pues a ella le fue identificada una infección de toxoplasmosis que puso en alto riesgo a ambas. Entre el dolor que sufría la madre, alcanzó a pedirle a su esposo que escogiera  a la pequeña… y así fue... 

Después de sobrellevar la pérdida de su esposa, el teniente vio en su hija una nueva oportunidad de ser feliz. La llamó Carrie  igual que  su madre, y la cuidó por tiempo completo durante sus primeros años de vida. Desafortunadamente para Carrie y para el joven padre Jacob, la guerra estalló en medio oriente, y fue llamado por el ejército estadounidense para cumplir sus obligaciones como suboficial Mayor. 

Durante una batalla contra el cuerpo terrorista islámico, las tropas al mando del suboficial Jacob se vieron rodeadas por enemigos y superadas en número, pidieron auxilio a la fuerza aérea y contestaron arribar al lugar para atacar en los siguientes 7 minutos…minutos que no tenían. 



El valiente Suboficial ordenó a las tropas bajo su mando, a escabullirse por salidas alternas a las vías donde estaban peleando, mientras el distraía con fuego, granadas y toda las armas que tenía a su mano a los enemigos. Los soldados hicieron lo ordenado y el solo les pidió que le hicieran una promesa… que se hicieran cargo de la vida y el futuro de Carrie, su hija… 

Los soldados se fueron, mientras escuchaban disparar y gritar a su mayor…

Después de la llegada de la fuerza aérea, y de la detonación de sus bombas, empezó un movimiento de exploración y reconocimiento para tratar de ubicar al suboficial mayor. Su radio no respondía desde antes del ataque y sus sistema de localización no daba señal. Sus soldados visitaron el área, y solo encontraron el cuerpo abatido de su mayor, que en un acto heroico y de sacrificio, salvó la vida de todos ellos dando la suya a cambio. 

Recordando su memoria y rindiendo honor a su sacrificio, sus compañeros buscaron a la pequeña Carrie, que se encontraba en la guardería infantil del ejército. Los 4 soldados mantuvieron su palabra; uno de ellos hizo los trámites legales y adoptó a la hija del valiente hombre que les salvó la vida. Mientras los otros 3 la visitan cada fin de semana para hacerse cargo de todas sus necesidades. La niña, hoy en día de 5 años de edad, les llama a todos  tíos… Mientras ellos esperan a que tenga edad suficiente para contarle la verdadera historia acerca de su padre, el héroe de guerra y el que dio su vida por salvar a sus compañeros sin olvidarse ni en los peores momentos de su amada hija… 

No cabe duda que el amor de un solo hombre puede cambiar al mundo… al menos el mundo de una hija… 



Recomendados

BADABUN te recomienda