10 cosas que pasan en las escuelas mexicanas cuando no esta el maestro


No hay mayor felicidad para un alumno que el profe se ausente del salón, ni siquiera el tazo de Pikachú que te hace falta para la colección. 


Nada como ese mágico momento para planear una emboscada, comer golosinas, fastidiar a un compañero, hacer la tarea y todo lo que no se debe hacer en un salón de clases, ni modo, así se manejan los pequeños estudiantes y no hay nada que se pueda hacer. 

Dicen por ahí que recordar es volver a vivir y por eso tenemos para ti unos increíbles recuerdos que te van a poner los pelos tiesos de emoción.

1.- La tarea que no se hizo en casa, obviamente se hace en el salón


No hay de otra, si te quedaste toda la tarde jugando videojuegos o reventando las burbujas de plástico protectoras no queda más que rogar porque el profe se salga del salón para correr por tu vida, "al cabo que está re fácil." 

2.- Hojas, muchas para ser arrojadas por todos lados


Estas regularmente adquieren forma de avioncitos, barquitos, pelotas o bolitas llenas de saliva, un popote ayuda al último. 

3.- Se les suelta la boquita

De niños amamos hacer lo que nos prohíben, entre eso está el decir toda la cantidad de majaderías posibles con nuestros amigos y, el momento ideal es cuando el profe nos deja tranquilos un rato en el salón.

4.- Extravío de artículos varios

Nunca falta el chistoso que le esconde algo profe para hacerlo estallar de estrés y que se vuelva a ausentar para buscar "eso" en algún lugar de la escuela o en su carro. 

5.- Sacar el "Game boy" u otra maquinita de videojuegos


Cualquier momento es vital para pasar al siguiente nivel. 

6.- Agarrarse a la compañerita en la esquina del salón

En esta etapa los pubertos traen la hormona a todo lo que da, es la etapa de nuestra vida en la que somos más calenturientos, solo basta con que el profesor se distraiga o se salga del salón para que los chicos jalen a su noviecita a la esquina del salón,  y que comience el apañe.

7.- Acordeones, acordeones y más acordeones


Nunca falta el profe que se olvidó de sacar las copias del examen antes de entrar al salón, siendo ese el momento ideal para que los alumnos se protejan y armen sus acordeones para por lo menos librar de panzazo el parcial. 

8.- Comerse la torta antes del recreo

Regresamos a la etapa más caliente de nuestra vida, la maravillosa pubertad, las chicas utilizan su tiempo libre y su celular para tomarse fotos en poses provocativas para enviárselas a sus pretendientes o novios, se ha convertido en todo un fenómeno. Las chicas publican o envían estas imagenes para incitar a los chicos y acostarse con ellos, ya que para ellas es un orgullo perder su "inocencia" lo más joven posible.

¿Llegaste a hacer alguna de estas travesuras en tu niñez? Estoy seguro que sí, en BADABUN queremos conocer tu opinión, déjanos tus comentarios. 



Recomendados

BADABUN te recomienda