Mira cómo este pitbull pasó de ser una amenaza a un ángel guardián


Se dice que el mejor amigo del hombre es su perro. Esta mascota se convierte en un ser fiel que da amor incondicional aunque no siempre es correspondido y sea cual sea la raza, es capaz de ser tan noble como le enseñemos. 


Tal fue el caso del pitbull que protagoniza esta historia. Por varios meses ha circulado en internet y hoy te la compartimos para que sepas que a veces, los seres humanos somos los seres más peligrosos del mundo.


Todo empezó cuando una pareja de novios contrajeron matrimonio, tanto él como ella tenían un perro y al casarse, formaron una nueva familia con sus dos mascotas. El perro de ella era una cruza de labrador con pitbull que respondía al nombre de “Zack” y desde que llegaron a su nuevo hogar, los vecinos veían al perro con miedo, ya que este tipo de perros se caracterizan por su agresividad, lo que los convierte en una verdadera amenaza.

Pasaron los meses y la feliz pareja descubrió que en unos cuantos meses serían padres. Una de las primeras cosas que pensaron era la seguridad de su bebé, el esposo manifestó que al primer susto que sufriera con el perro pitbull, la mascota debería irse de la casa.


Días después nació una hermosa niña, cuando la llevaron a casa los perritos la olieron y no dejaban de lamerla, automáticamente se habían convertido en sus guardianes y sobra decir que le amaban tanto como a sus dueños. 


Era impresionante la relación de los perros con ella, particularmente de Zack. Desde que era bebé, su madre la ponía en la sala sobre una cobija en la alfombra y Zack siempre mantenía su pata sobre la cobija, atento a los movimientos de la bebé. Cuando la niña dio sus primeros pasos, Zack era su apoyo, le permitía colocar sus manitas sobre su lomo para que se apoyara y así fue, dormía con ella, llegada la hora de dormir la acompañaba a su cuarto…era un amor único.


Un día, uno de los niños del vecindario envenenó a Zack, cuando la familia llegó lo encontraron muy mal en la cocina y ya que no alcanzaba a llegar al veterinario, ahí mismo le dieron el último adiós. La pequeña no entendía qué había pasado, se sentía triste pero tranquila hasta que llegó la hora de dormir. 

La niña caminó al pie de la escalera como siempre, Zack no estaba para acompañarla y simplemente volteó a ver a sus padres con los ojos llenos de lágrimas, era tanto su dolor que ni siquiera podía gritar, ella sólo deseaba que Zack la acompañara una vez más como lo había hecho por los últimos cinco años pero sabía que era imposible. Mientras la pequeña sollozaba, Sam, el otro perro de la pareja se acercó a la niña, le lamió la mano y la empujó con la cabeza para que se fuera a su habitación, ahora él sería quien le acompañara.

Pasaron 6 años cuando Sam se reunió con Zack en el paraíso de las mascotas y la pareja decidió difundir esta historia, como muestra de que no hay animal peligroso, siempre y cuando viva rodeado de amor. 

¿Conoces otros casos así?

COMENTA qué sentiste con esta historia y COMPARTE con tus amigos para que sepan que no hay que creer en esas leyendas urbanas, el amor todo lo puede. Si la historia te recordó a tus mascotas y los mejores momentos que viviste a su lado, regálanos un LIKE y SUSCRÍBETE a nuestra página. En BADABUN sabemos que con tu ayuda haremos de este mundo un lugar mejor. 


Recomendados

BADABUN te recomienda