5 razones por qué NUNCA debes vivir con tu novio. Lo terminarás odiando



Ya terminaste tu carrera, conseguiste un trabajo que te paga más de 100 pesos y ahora es tiempo de que abras las alas y te vayas a experimentar lo duro de la vida por tu cuenta, así que se te ocurre la maravillosa idea de vivir sola. 


Pero como ganas bien, aunque no taaanto como para rentarte un depa sola, recuerdas que tienes un novio o a un amigo que puede compartir tal peso contigo, los dos están de acuerdo y estás más emocionada que nada por la idea ¿qué puede salir mal?

La respuesta es TODO, por eso aquí te dejamos 5 de las peores verdades al respecto y cómo el vivir con tu novio o un amigo no siempre es tan lindo como lo pintan en tu serie favorita.

1.- LA TAPA.

En mayúsculas para que sientas un poco el drama, pero así es, LA TAPA; no importa qué tan amable sea tu compañero de cuarto o qué tan caballeroso sea, siempre habrá días (si es que no todos) en los que deje la tapa del baño arriba después de saciar sus necesidades fisiológicas primarias, y a ti, te va a tocar bajarla o peor, te sentarás en ella pensando que todo bien y pues… NO, terminas mojándote con esas gotitas de ya sabes qué. Puede leerse como una cosita muy equis pero la verdad es que a la larga SUFRIRÁS.



2.- La ropa estará por todos lados.

Hay hombres muy limpios (aunque no lo creas), pero en la mayoría de los casos siempre tendrás que lidiar con que su ropa está en tu espacio personal o seguro ves uno que otro bóxer en la sala, sí, ahí, justo al lado del teléfono. Así que ten en cuenta que verás mucho de esto y que si no pones un alto, te hundirás en la montaña de ropa sucia.

3.- Olores muy fuertes.

No es que no se bañen, es que usan las mismas camisas muy seguido, o bien, el humor de su cuerpo es muy fuerte, así que lo más probable es que tengas que estar oliendo algo raro en el aire a veces, ya sea porque tu novio se echó un gas en tu cama, o porque tu amigo no ha limpiado muy bien su cuarto y cada que abre la puerta sale un “tufito” raro.

4.- Verás cosas que no te gustan.

Claro, si es tu novio comenzarás a conocerle algunas cosas que seguro no te gustarán, y si éstas te causan mucho conflicto puede que se cree una fricción horrible entre ustedes. Tal vez a él le guste sacarse los mocos temprano o qué se yo, pero tarde o temprano te sentirás un poco agobiada. Si es uno de tus amigos entonces prepárate para las visitas que traerá, porque seguro invitará a una que otra chica por ahí y si la chica se queda, seguro te toca escuchar todo el show en la noche y ¿qué crees? NO PODRÁS DORMIR.

5.- Usan tus productos de belleza.

Así es, no importa que ellos tengan toda una gama de productos que diga “Just For Men” (Sólo para hombres) en el baño, NO IMPORTA, haz de cuenta que no existen, ya que en cuanto traes tu champú moradito para rizos perfectos, en cuestión de un par de días se habrá terminado y la excusa de tu compañero será, “pues es que olía bonito.” Ni hablar de tus cepillos para el cabello o hasta rastrillos, tendrás que guardar todo en una caja fuerte.



Punto extra: Se comerán tu comida.

Sí, ellos afirman y reafirman que no están comiendo si lo que se van a embutir no tiene queso, jamón o carne, pero ah ¿qué tal cuando traes tus cerealitos con almendra? ¿o cuando traes tu cajita con barritas de granola? ¿tu leche de soya? Ahí sí serán los compañeros más “compartidos” del mundo y le entrarán con todo a tu comida, así que… creo que tendrás que irle poniendo nombre a todo, qué oso hacerlo, pero será necesario.

En fin, vivir con un amigo o con tu novio no siempre tiene que ser una pesadilla, pero de que habrá momentos que te hagan cuestionar tu paciencia los habrá y tendrás que tomar todo eso en cuenta antes de tomar la decisión, o unirte al enemigo. 

¿Qué opinas? ¿Has pensado en vivir con tu amigo o novio? 


Recomendados

BADABUN te recomienda