7 remedios caseros para eliminar los callos en 1 día y para siempre


Si hay una parte del cuerpo que hace mucho por nosotros y no le damos el cuidado debido, son los pies. Sin ellos nuestra vida sería muy difícil y por eso queremos compartirte unos cuantos trucos para cuidar de ellos.


Desde pies cansados hasta la piel reseca, durezas, callos o mala circulación, hoy aprenderás remedios que puedes preparar en la comodidad de tu casa sin tener que gastar una fortuna. Tus pies merecen el mejor cuidado y tú eres perfectamente capaz de brindárselo. 

1.- Pies con piel reseca

Sobre todo en épocas de primavera y verano, siempre queremos lucir pies suaves y hermosos. Para ello te recomendamos masajearlos diariamente con un poco de aceite de oliva. Además, realizarte un pedicure una o dos veces al mes. Si no te es posible, aprovecha cuando te bañas para tallar las partes resecas con piedra pómez, mezcla un poco de azúcar con limón y talla con ello tus pies, ahora enjuaga y verás que quedan suaves como piel de bebé. 

2.- Durezas en los pies


A diferencias de los callos, estas se forman en los dedos pero son áreas de piel muy gruesa solamente, en ocasiones pueden doler. Para eliminarlas se recomienda colocar una rodaja de limón sobre la dureza con apoyo de una venda y dejarlo toda la noche, deberás repetir esto siete días seguidos y la dureza desaparecerá. 

3.- Pies con callos

No necesariamente deben dolerte pero igual, a nadie le gusta ver su par de pies con ciertas cosas o formas raras en ellos. Los callos se forman como una especie de protección en los puntos que más presión tienen,  por ejemplo el talón y los dedos. Sencillamente remoja tus pies en agua para que el callo se ablande y después talla el callo con una piedra pómez. Repite esto dos veces por semana y verás que conforme pasen los meses, no se vuelve a formar. 

4.- Mala circulación (hinchazón)

Esto es algo común en las mujeres embarazadas pero fuera de ahí, podría deberse a problemas de presión. Aquí lo primero es reducir el consumo de sal. Después, usar zapatos ventilados y que no aprieten. También se recomienda hacer un lavado de pies antes de dormir, alternando entre dos recipientes, uno con agua caliente y otro con agua fría, el cambio de temperatura relaja, deshincha y estimula la circulación. 

5.- Cómo aliviar pies cansados

Ya sea que camines mucho o pases mucho tiempo de pie, habrás sentido mucho cansancio en esta área. Quizá simplemente fue un día pesado en el trabajo y bueno, afortunadamente el remedio es muy sencillo, necesitarás  bicarbonato de sodio, una cucharada sopera de sal y 10 gotas de esencia de lavanda (puedes conseguirla en el mercado o tiendas naturistas). Ahora prepara dos recipientes, en uno habrá agua fría y en el otro agua caliente y en ambos agrega un poco de cada ingrediente. Lo que sigue es meter tus pies primero en agua caliente y luego en agua fría, procura hacer esto antes de dormir y descansarás como se debe.

6.- Controlar el mal olor

A todos nos ha pasado, olvidamos usar calcetines, hacía mucho calor y nuestros pies olían peor que el queso. Si esto es algo recurrente, tranquilo, hay remedios naturales para ello. En una cubeta mezcla ¼ de taza de bicarbonato de sodio y medio galón de agua, también el jugo de dos limones. Ahora mete tus pies ahí por espacio de 15 minutos y enjuaga. Repite esto 3 veces por semana y tu problema desaparecerá. No olvides lavar bien tus pies cada que te bañes y secarte apropiadamente. 

7.- El clásico masaje nocturno

Si hasta ahora no has sentido molestias, eso es excelente, pero no por eso debes quedarte sin hacer nada ya que más vale prevenir que lamentar. Puedes empezar cuidando tus pies con un delicioso masaje nocturno. Para esto simplemente masajéalos con un poco de vaselina, al terminar ponte unos calcetines gruesos y duerme, en la mañana notarás que tus  pies están suaves y bien descansados para el día que les espera. 

Ahora no hay pretexto para no cuidar tus pies, si sabes más trucos para cuidarlos, compártelos con nosotros y platícanos tu experiencia. 



Recomendados

BADABUN te recomienda