Carta de una ex feminista de 40 que todas las mujeres deben leer…



Durante años hemos sido testigos de una creciente lucha de géneros en donde tanto hombres como mujeres pelean por demostrar su superioridad olvidándose de lo verdaderamente importante; la igualdad. 

Feminismo VS machismo ¿Cuál es lo correcto?… Luego de varios años de una defensa incasable por sus ideales, esta mujer  ex feminista de 40 años te cuenta toda su verdad, después de leer su carta, nunca volverás a ver las cosas de la misma manera…


“¿Mi nombre? No importa…

Cada vez que cierro los ojos es imposible no recordar todas esas veces en las que escuche a mi padre repetirle a mi madre todas las obligaciones que tenía que cumplir como la mujer que era. Yo era una niña y  sorprendentemente aún así, era imposible que dentro de mi no se despertaran esas sensaciones que me persiguieron hasta hace pocos años.

Cuando llegue a la adolescencia me era imposible no defender a mi género por sobre todas las cosas. Protagonicé diversos escándalos escolares y siempre que se trataba de enaltecer  la figura de las mujeres ahí estaba yo, prácticamente era considerada una heroína por mis compañeras, quienes constantemente trataban de imitar mi comportamiento, algo que debo confesar, me hacia sentir orgullosa. 


Con el paso de los años, la chica enamoradiza que  dormía en mi, despertó, sin embargo, era martirizante ver como todas mis relaciones siempre terminaban lléndose al carajo… Soy una mujer que ha sobrevivido a 3 divorcios y pese  a que en todos ellos termine odiando a la persona con la que me case, al final del día siempre terminaba preguntándome ¿Por qué?

Hoy después de 7 años de mi última separación, finalmente he logrado encontrar la respuesta…
No, no fue su culpa, fue la mía por no haber aceptado jamás su apoyo, por considerarme superior a mi pareja y rechazar todos esos gestos de gentileza creyendo que se trataban de lastima y que me veían como un ser inferior. 

Vivi como mujer pero nunca me di el tiempo de vivir como yo misma. Jamás pude disfrutar de un paseo sin ofenderme cuando ellos se ofrecían a pagar la cuenta, a abrirme la puerta o a manejar cuando yo estaba muy cansada. Aunque debo confesar que también pasamos momentos felices, al final del día siempre terminábamos sumergidos en una lucha constante de poderes. 

Hoy entiendo que hombres y mujeres no somos enemigos, que pese a que tenemos los mismos derechos le duela a quien le duela no tenemos las mismas capacidades.  Comprendí que a las mujeres se nos baja lo feministas cuando  de cargar el garrafón se trata pero se nos sube cuando buscamos ciertas oportunidades de trabajo y crecimiento personal. Hoy he dejado de creer en el feminismo y  he entendido y abierto la puerta a lo que realmente importa, la igualdad de género. 
Hoy sé que tanto hombres como mujeres nacimos para ayudarnos y que uno es el complemento del otro, hoy sé que cada uno tiene talentos y dones diferentes, hoy sé que desperdicie toda mi vida casada con una ideología que no busca la igualdad sino la superioridad, algo que la vuelve tan despreciable como el machismo. 

Hoy me he dado cuenta que la felicidad no se encuentra en el hecho de ser reconocida, sino en esas pequeñas satisfacciones que casi nadie ve, en los errores y las experiencias que te hacen mejorar y crecer cada día . Finalmente hoy me he aceptado con defectos y virtudes,  al fin me he olvidado de los complejos, finalmente hoy soy una mujer  verdaderamente feliz.”

Y tú ¿Eres feliz?


Recomendados

BADABUN te recomienda