Padrino abusaba de su ahijada. Comparte para que nunca se repita



Los hijos son una bendición de Dios, son esos seres que una vez que llegan a tu vida se convierten en lo más importante, sencillamente son esas personitas por las que sin pensarlo  darías la vida, sin embargo y pese a que lo que más deseamos es protegerlos, lamentablemente en ocasiones somos nosotros mismos quienes los terminamos metiéndolos en la boca del lobo… Esto fue lo que le paso a Ana y Manuel, una joven pareja quien ahora vive un infierno del que parece nunca podrán salir.


Lucia nació cuando Ana tenía apenas 18 años de edad, ella y Manuel se conocieron desde el bachillerato y pese a que muchos juraban que las cosas no funcionarían, luego de 2 años de noviazgo, ambos decidieron unir sus vidas para darle un hogar a esa pequeña que venía en camino. 

Con el nacimiento de su bebé,  la vida de los dos jóvenes cambió por completo. Todos parecían felices; amigos, conocidos y familiares, todos celebraban el nacimiento de Lucia, sin embargo, Carlos y Mariana, tíos de Manuel, mostraron un apoyo incondicional. 

Desde su nacimiento, Carlos y Mariana se mantuvieron al pendiente de Lucia, cada semana llegaban con cajas de pañales, ropa y juguetes para la bebé, razón por la cual Ana y Manuel les pidieron que fueran los padrinos de la niña, petición que sus tíos aceptaron con gran agrado.

Luego de cinco años y debido a la situación económica,  Ana tuvo que comenzar a trabajar y buscar a alguien que cuidara a su hija. Como buenos padrinos y asumiendo su responsabilidad como segundos padres, Carlos y Mariana decidieron cuidar a la menor a fin de apoyar a sus compadres, sin embargo, lo que Ana y Manuel jamás imaginaron era el infierno que les esperaba.

Pasadas 3 semanas,  Ana comenzó a notar ciertos cambios en  la actitud de la pequeña, mismos que pese a que resultaban sumamente notorios, ella consideró normales debido al cambio por el que Lucia estaba pasando “es normal mientras se acostumbra”, Pensaba Ana.

Conforme el tiempo pasaba, los cambios en Lucia eran mucho más evidentes, ya no jugaba, todo le provocaba miedo y rara vez hablaba, sencillamente ya no quedaba nada de aquella  niña feliz.

6 meses después Ana fue despedida de su trabajo, nadie lo esperaba y definitivamente Ana no lo veía venir. Triste por la situación, la joven caminó hasta la casa de sus compadres y grande fue su sorpresa cuando al llegar a aquella casa escuchó unos aterradores gritos, no había duda, era la voz de Lucia. Desesperada, Ana entró a la vivienda y se encontró con la escena más aterradora del mundo. Carlos (su compadre) estaba abusando de su hija, por lo que sin pensarlo se abalanzó contra aquel hombre logrando que este se quitara de encima de su bebé. 

Como era de esperarse, Carlos golpeó a  Ana y salió huyendo de su propia casa, por su parte, Ana sacó fuerzas de donde parecía imposible, tomó a su hija en brazos y se dirigió directamente a la policía, quien hasta el momento no ha encarcelado a Manuel, un hombre que fingiendo amor por Lucia se aprovechó de la confianza de sus padres para cometer el acto más ruin del mundo.

Ana y Manuel son tan solo uno de los tantos padres que sufren las consecuencias de haber confiado en un lobo disfrazado de oveja…

Tus hijos son tu más grande tesoro, cuídalos, no permitas que ellos paguen por tus errores y recuerda, confiar es bueno, pero no confiar es mejor…


Recomendados

BADABUN te recomienda