7 viejitos que se negaron a vender sus casas y el mundo les hizo reverencia

personas casas negaron vender ciudades costrucciones departamentos

¿Qué estás dispuesto a hacer para defender tu casa? Estamos seguros que darías la vida, pues en esas paredes se guardan tus recuerdos más lindos y más puros. Ahora, imagina que una poderosa empresa o el gobierno de tu país, tiene la intención de construir algo en el terreno donde está construida tu casa ¿Les venderías tu hogar? ¿Estarías dispuesto a desprenderte de todas esas memorias irremplazables?

Hoy te contaremos historias impresionantes, valientes personas que se negaron a vender sus casas. Sin importar el dinero, la presión social o las amenazas que recibieron, ellos no se rindieron y ganaron la batalla. Estas son las 7 personas que se negaron a vender su hogar:

1.- Luo Baogen


Este criador de patos había construido su casa en un terreno cualquiera. Años después, el gobierno chino intentó construir una carretera en ese lugar. Después de meses de negociaciones, Luo Baogen ganó la demanda y se negó a vender su propiedad. Curiosamente, el gobierno chino estaba tan seguro que ganaría la demanda, que construyó la carretera alrededor de la casa, sin pensar que el Luo Baogen saldría victorioso. Hoy en día, la carretera es utilizada para tráfico local, Luo sigue viviendo en su hogar.

2.- Edith Macefield


La historia de Edith inspiró parte de la trama de la película de “UP”, pues la mujer se negó a vender su casa en Seattle, Estados Unidos. Le ofrecieron hasta un millón y medio de dólares, pero al tener más de 30 años viviendo en esa casa, ninguna cantidad podría comprar el valor emocional que sentía.



Edith falleció a los 87 años y le dejó la casa a Barry Martin, el jefe constructor del centro comercial que pretendía comprar la casa de Edith. Curiosamente, Barry tampoco quiso vender la casa a sus ex jefes, decidió conservarla intacta en memoria de Edith, quien decía “Yo no quiero mudarme. No necesito dinero. El dinero no significa nada para mi. Esta es mi casa. Mi madre murió aquí, en este mismo sofá. Esto tiene un valor que nadie podrá comprar”.

3.- Changsha, el centro comercial chino


China es un país de tradiciones; sin embargo, algunas personas se rehúsan a aceptar la modernidad. Este es el caso de el dueño de esta propiedad, que se encuentra en frente a uno de los principales centros comerciales de China.

Después de millonarias ofertas, este hombre se negó a vender su propiedad, en cambio, convirtió su casa en una tienda y es reconocida por tener una de las mejores ubicaciones comerciales en la ciudad.

4.- Austin Spriggs



Un ex militar compró una casa en una colonia nueva de Washington D.C. Después de 10 años, esa área se convirtió en una importante zona comercial, por lo que importantes empresas ofrecieron hasta 3 millones de dólares por la pequeña propiedad de Austin; sin embargo, el propietario se negó rotundamente. Ante esta situación, la empresa decidió construir rodeando la casa. Las fotografías son impresionantes.

5.- Los agricultores de Narita, Japón


Los japoneses practican la agricultura desde hace cientos de años. Ese es el caso de los granjeros de Narita, en Japón, quienes vivían en un terreno desde hace más de 100 años, hasta que el gobierno decidió construir un aeropuerto internacional en esa zona. Los dueños pensaron que por motivo del ruido y el tráfico aéreo, los granjeros vendierían sus propiedades; sin embargo, no fue así, todos decidieron quedarse. El aeropuerto construyó las pistas alrededor de la propiedad agrícola.

6.- Los departamentos Guangzhou, en China


No importó que la compañía que quería apropiarse de la zona le cortará los servicios públicos a los habitantes para que desalojaran los departamentos, ellos se mantuvieron firmes y finalmente la construcción se realizó alrededor de las residencias. Una verdadera historia de valor.

7.- Yonija, los departamentos que esconden tragedia


En China, una poderosa empresa compró todo un fraccionamiento con más de 100 casas. Curiosamente, un anciano se rehusó a vender la suya. A pesar de que le ofrecieron importantes sumas de dinero, el hombre se negó en todo momento, frustrando los planes arquitectónicos de dicha empresa. Misteriosamente, una mañana cualquiera, el hombre amaneció muerto por envenenamiento. Los pobladores vecinos se enteraron del asunto y decidieron protestar, pues la empresa era la principal sospechosa de ese crimen.

A pesar de que no pudieron comprobar responsabilidad, los vecinos del lugar no permitieron que se destruyera la casa del valiente hombre que se negó a vender su amada propiedad.

Hasta el día de hoy, la construcción sigue detenida, en honor a la memoria del hombre que fue asesinado por amar su hogar.



Recomendados

BADABUN te recomienda