Ella falleció hace 95 años, hace unos días abrió los ojos y dijo lo siguiente:


¿Te imaginas ver una momia y que de repente abra los ojos? No es una pesadilla, es real y se encuentra en Palermo, Italia dentro de un convento, su nombre es Rosalía Lombardo.



Más de 2000 momias se encuentran en el lugar pero Rosalía es caso a parte. Tal como una princesa, descansa en un sarcófago de vidrio luego de haber perdido la batalla al recibir multiples golpes tras ser abusada por un sujeto del que siempre se desconoció su identidad.  Su padre, Mario Lombardo, casi enloqueció de pena al perder a su querida hija y quiso recordarla como la vio por última vez.


Mario pidió al embalsamador del pueblo, Alfredo Salafia, que preparara a la pequeña para su descanso eterno, entonces sustituyó la sangre de la niña con formalina y trató el cuerpo con alcohol y ácido.




Aunque siempre se tuvieron sospechas de quién fue el criminal, nunca hubo nadie que confirmara con certeza el nombre del culpable, sin embargo, hace unos días y 95 años después de muerta, la pequeña abrió los ojos e increíblemente gritó el nombre de su asesino, misma persona que siempre había sido el sospechoso.  Luego de tal hecho, todos en la iglesia quedaron impactados y dieron aviso a los familiares de la niña, quienes confirmaron que dicho sujeto  era el tío de la niña.
Hoy Rosalía es una de las momias mejor conservadas en el mundo y sin duda, la más famosa.

¿Te atreverías a verla de cerca?



Recomendados

BADABUN te recomienda