Ella perdió una medalla por ayudar a su rival pero minutos después recibió el mejor regalo de su vida



Sin duda este ha sido uno de los mejores momentos en la historia de los Juegos Olímpicos, ya que demuestra a la perfección el espíritu olímpico. 


Durante la competencia de los 5 mil metros la corredora de Nueva Zelanda Nikki Hamblin tropezó y se cayó, lamentablemente al caer también hizo tropezar a la estadounidense Abbey D´Agostino. De inmediato Abbey ayudó a Hamblin a que se pusiera de pie y ambas continuaron en la carrera, pero tristemente la caída lesionó la rodilla de la norteamericana. 


Así que minutos después fue D´Agostino  quien se dejó caer sobre la pista, entonces fue el turno de Hamblin para ayudarla a levantarse, además de quedarse a su lado hasta asegurarse de que todo estaba bien. 

Después de varios minutos Hamblin volvió a la competencia de manera normal y antes de llegar a la meta esperó a su amiga para cruzarla juntas. 


Al final de la carrera las atletas se fundieron en un gran abrazo, todos los presentes celebraron al ver a dos seres humanos unidos y en santa paz. 
"Independientemente de la carrera y el resultado en el tablero, es un momento que nunca vas a olvidar por el resto de tu vida, esa chica sacudiendo mi hombro, como: 'Vamos, levántate'", dijo Hamblin.

Debido al incidente a ambas les resultaba imposible llegar en un lugar para calificar a la final, sin embargo el comité organizador decidió premiarlas colocando a ambas en la final de la prueba. 



Recomendados

BADABUN te recomienda