Madre primeriza le dio este alimento a su bebé y lo mató. NUNCA LO HAGAS


Ningún bebé llega al mundo con un manual de cuidados, y en el proceso de crecimiento los padres aprenden poco a poco qué es lo mejor para él. Así llegamos a esta triste historia, que sirvió de amarga lección a una joven pareja que por ignorancia acabó con la vida de su hijita.

En Mazatlán, Sinaloa, dos chicos que se conocieron en el último semestre de preparatoria se convirtieron en padres sin planearlo. Formaron una familia y todo era felicidad hasta que la pequeña cumplió un año.




Luego de aproximadamente 5 meses de que empezó a comer sólidos, la mamá acudió a una fiesta con amigos y llevó a su pequeña. Mientras comía se le hizo fácil darle un poco de ceviche de camarón. Al regresar a casa, cuando la niña estaba a punto de dormir, empezó con mucho vómito y diarrea.


Toda la noche la madre estuvo en vela; luego de 24 horas de darle tés y su leche normal, la pequeña no mejoraba y fue llevada al hospital. A pesar de que médicos y enfermeras lucharon para salvarla, le aplicaron sueros y un lavado estomacal, los esfuerzos no fueron suficientes. La niña falleció en cuestión de horas.



Los médicos dijeron que el ceviche le provocó la muerte, ya que su estómago aún no estaba apto para digerir el camarón y el chile que contenía. Los papás estaban devastados y el día del funeral la madre se suicidó, pues estar sin su pequeña la lastimó tanto que no pudo recuperarse. 


Médicos de diversas partes del mundo coinciden en que un niño no debe comer mariscos hasta cumplir los 3 años, por las reacciones alérgicas que pueden desencadenarse. Incluso después de esa edad se debe acudir con el médico para vigilar que el alimento no dañe al pequeño. De manera segura los mariscos pueden comerse después de los 12 años de edad, con excepción del pescado, que es recomendable desde los 2 años. Todo marisco que consuman los niños debe estar bien cocinado, completamente cocido, al vapor o al horno. 

El ceviche se prepara con pescado o mariscos cocidos con limón, lo que hace que aumente el riesgo de provocar una enfermedad a quien lo consume.  

Por eso se recomienda a los padres primerizos, que ante cualquier duda primero contacten a su pediatra de cabecera, para evitar desgracias como esta.
Recomendados
Recomendados