Los 10 errores más comunes de las mujeres enamoradas. Por eso siempre te dejan.



¿Estás perdidamente enamorada y lo único que quieres es complacer a tu chico? ¿Te la pasas ocupada haciendo cosas que según tú harán que tu relación sea perfecta? ¡Tranquila! Lamentablemente las chicas somos un “poquito” obsesivas y se nos puede pasar la mano.



De hecho, puede que al intentarlo tanto te estés olvidando de cosas muy importantes, por eso  aquí te decimos esos errores que las mujeres enamoradas cometemos (créenos, nos ha pasado). Debes de tener mucho cuidado con ellas pues pueden terminar con tu relación, así que toma nota y pon mucha atención que esta puedes ser tú:





1.- Dejar de hablarle a tu familia

¿Eres de las que se la pasa peleando con su familia con tal de defender a su novio? Aunque no lo creas  hay distintas razones por las que tu hermano y tu novio se llevan como perros y gatos; puede ser que tu novio sea un burlón y que tu hermano piense que es un presumido, o ya de plano que tus padres estén cansados de ver cómo te hace llorar, es obvio, a nadie le gusta que traten mal a su familia, eres su niñita.



Pregúntales por qué no les da buena espina, lo más probable es que ¡NO TE CONVIENE! Pero si sus razones no te bastan, puedes hablar con todos y pedir que sin importar que no se quieran ver ni en pintura, se respeten y no se la “rayen” el uno al otro, así podrás convivir con ambos al mismo tiempo.  


2.-Dejas que haga lo que se le antoja 



Sencillamente él es quien siempre toma las decisiones; acomoda su horario y después te dice a qué hora va a pasar por ti, cambia de planes, no te avisa y tú te quedas vestida y alborotada ¿Te suena familiar? La verdad es que si te pasa esto con tu galán es por tu culpa ¡¿Qué?! Así es, tal y como lo oyes, si lo hace es porque tú se lo permites y muy  es probable que él ni se haya dado cuenta de eso.



Tienes tanto derecho como él para poder decidir qué quieres hacer y también para tener tiempo para tus compromisos. Si tienes una salida con tus amigas y él te llama ¡no las dejes colgadas! Tus amigas son parte importante de tu vida, platica con él y acomoden su tiempo de manera que le funcione a ambos.





3. Te convertiste en su muñequita 



Quiere escoger todo lo que te pones, pero ¿qué crees? tienes estilo propio. Si realmente te quiere no le importará lo que te pongas, recuerda que él te conoció así. Obvio si te pones ropa muy provocativa y sabes que le molesta porque te faltan al respeto y después tiene que defender tu honor ¡bájale 3 rayitas a tu forma de vestir! Tampoco eres una monja pero modérate un poco.  


4. Dejas que te pongan los cuernos



Tantas saliditas tarde del trabajo parecen sospechosas ¿no crees? Nunca suelta el celular y recibe llamadas de “trabajo” en horas inapropiadas. Pon atención, puede que le esté “dando pa’ sus chicles” a alguna de sus amiguitas e incluso a una tuya.



Tampoco es para que te conviertas en una novia psicópata, pero si notas algo raro ¡CUIDADO! Cuando el río suena es que agua lleva.



Déjale claro desde el principio lo valiosa que eres y que no permitirás ese tipo de engaños, es probable que eso sea suficiente para que se olvide de andar de coqueto de lo contrario NO  te merece, no sabe apreciar el MUJERÓN que tiene ¡Tómalo por el lado amable! Hay muchos peces en el océano.


5. Eres una acosadora



Lo amas tanto que quieres pasar cada día, hora y segundo con él, bueno, no lo dejas ni ir al baño solo ¡lo estás asfixiando! No te pases, déjalo vivir. 



En una relación es importante que cada quién tenga su espacio y actividades para disfrutar en soledad, es normal que quieras estar con él todo el tiempo, pero puedes cansarlo de ti. Darle su espacio hará que te vea con más gusto y añore su tiempo contigo.


6. Tienes miedo de pedir lo que te gusta



Él se cree un maestro pero en realidad a ti no te alcanza “ni pa’ el arranque”… Pero lo amas tanto que finges para no hacerlo sentir mal, sin embargo, es que la verdad te deja con las ganas. ¡Tranquila! Atrévete y pídele lo que te gusta ¿sabes a qué me refiero verdad? Invítalo a experimentar juntos, y pregúntale cuáles son sus fantasías. Planea pasar una noche sin límites con él.




7. Ya ni te arreglas



Te sientes TAN cansada que no tienes ganas ni de arreglarte, tienes los pelos parados y ojeras de zombi, prefieres utilizar tu tiempo para cocinarle algo rico o limpiar la casa para cuando él llegue ¡no seas tonta! Por supuesto que disfruta de lo que haces, pero no te olvides de tu aspecto, sabe que eres hermosa pero no está de más tener ese detalle con él, verás que estará cariñoso contigo y te invitará a más lugares para presumirte.


8. Eres casi su gemela



Desde que estás con él te has convertido en su clon, antes odiabas el box y ahora eres una fan total; eras rockera y ahora amas el reggaetón… Es bueno que trates de compartir gustos, pero se te está pasando un poco la mano y ya pareces más su amigo que su novia. Recuerda que él te ama como eres, no pierdas eso que le interesó de ti al principio, no pierdas tu personalidad o podrías arrepentirte.


9. Te la pasas investigándolo



Eres una experta revisando sus redes sociales, persona que lo etiqueta a una foto persona que investigas hasta más no poder y lo peor es que no te esperas a que te cuente cómo le fue el fin de semana, tú le comentas que viste que sus amigos subieron una foto con él en un bar. ¡Dale su espacio! Permítele que  salgan de él las ganas de contarte.


10. No te llevas con sus amigos



¡Disculpa pero ellos llegaron primero! Así que trata de llevar la fiesta en paz, de lo contrario créeme que encontrarán la manera de hacerte la vida imposible. Piensa en las ventajas de llevarte bien con ellos, pueden invitarte a todas las reuniones y así tu chico no tendrá pretexto para no llevarte.   



Ahora que ya conociste estos errores, ¡Por favor no caigas en ellos! Disfruta de tu relación siendo tú misma, sin andar cuidando detalles que a él honestamente no le importan.  


Recomendados
Recomendados