Trucos para que tus senos no se caigan


¡Mujer! Aceptémoslo, te encantan tus bubis. Sea cuál sea la forma que tengan, ese par de bellezas van contigo y te hacen lucir hermosa, así que deja de querer y desear otro tamaño y otra forma de bubis, pues Dios te hizo tal y cómo eres y puedo garantizarte que así estás PERFECTA

En lugar de quejarte de tu cuerpo, mejor piensa y concéntrate en cómo mejorarlo. Así que lee con atención estos consejos que te dirán cómo mantener tu busto firme y estático. Esto hará que tus bubis no se caigan:


7.- Levanta pesas




Ok… no nos referimos a que te conviertas en la versión femenina de Hulk, a menos que eso te haga feliz. Más bien se trata de que refuerces y tonifiques los músculos de tu pecho haciendo un poco de pesas. Para lograr ese resultado deberás asesorarte con un entrenador profesional, pues sólo él podrá imponer la rutina perfecta para tu cuerpo. 

6.- Utiliza el sostén deportiva



Recuerda, se trata de derrotar a la gravedad. Hacer ejercicio sin la protección adecuada hace que tus senos reboten entre 10 y 15 centímetros. Este movimiento continuo tiende a apretar la piel y la grasa de esa zona, por lo que terminarán cayendo en menor tiempo posible.

5.- Deja el maldito cigarro



El cigarro no sólo te puede provocar cáncer y un sin número de enfermedades más, sino que también hace que tu piel se arrugue y seque, perdiendo su resistencia, elasticidad y hasta cambia de color. Sin duda, fumar es lo peor que le puedes hacer a tu cuerpo. 

La nicotina hace que los vasos sanguíneos se hagan más pequeños, provocando que reciban menos nutrientes. 

4.- Cuidado con el sol



El contacto sin protección al sol te expone a los rayos UV, y son precisamente estos los que afectan la elastina y el colágeno de tu piel, volviéndola menos elástica con el tiempo. 

3.- Usar crema con regularidad 



La crema humecta y aporta nutrientes necesarios que mantienen la piel joven y saludable. 

2.- Come mucha proteína



La proteína genera tu piel, haciendo que tus células se vuelvan más fuertes y así soporten por más tiempo los efectos de la gravedad. 

1.- Manten tu peso 



Si subes y bajas constantemente de peso, significa que no tienes una alimentación disciplinada. Esto le hace mucho mal a tu piel, pues al subir de peso tu piel se estira y al adelgazar, se reduce la grasa, pero no la piel, está tarda mucho más en adaptarse al cuerpo. Esto puede provocar que los pechos caigan considerablemente el cambio tan rápido de grasa en el cuerpo. Pero recuerda, lo importante es siempre ser feliz.

Recomendados
Recomendados